Hacer ejercicios en la silla de la oficina
Muchas personas se pasan casi todo el día sentadas frente a un ordenador o al teléfono, eso es lo peor para los glúteos. Esto fomenta el sedentarismo y provoca que el trasero tienda a hacerse más grande y a ponerse blando, lo que termina por aparecer celulitis. Si no tienes mucho tiempo para ejercicios o practicar deporte al aire libre, puedes convertir tu puesto de trabajo en un gimnasio, y lo mejor de todo, sin que nadie se dé cuenta. A parte de los consejos que te vamos a dar, conviene que al salir de la oficina, hagas un paseo o vuelvas a casa andando para estirar las piernas y mover un poco el trasero. Te sentará bien.

Lo primero que debes saber es que el trasero puede endurecerse sólo con apretarlo. Por lo tanto, cuando estés sentada, procura contraerlo, aguantando un rato. Si al mismo tiempo aprietas también la tripa, endurecerás un poco las abdominales. Al mismo tiempo, puedes utilizar la silla para realizar pequeñas sentadillas de piernas, ese ejercicio imita el acto de sentarse y levantarse. Cada vez que puedas, haz este gesto tantas veces como puedas, pero sin llegar a sentarte, procura que tus compañeros no te vean porque pensaran que estás loca.

Si además la silla es auto regulable, baja la altura al máximo. Es fundamental que al bajar, eches el culo atrás y sientas el peso en los talones. Que tus rodillas siempre estén en línea recta con tus talones, nunca hacia delante. Tus pies deben estar paralelos y abiertos al ancho de los hombros.

Puedes hacer también los splits para machacar un poco los glúteos. Si quieres tener el trasero firme y duro como una piedra realiza estos movimientos: Levántate, separa un poco pies, lleva una pierna atrás: la de delante quedará flexionada y la de atrás con el talón en alto. Apóyate en la pierna que está doblada o lleva las dos manos al frente. Entonces sube y baja haciendo rebotes abajo, esto al menos 20 veces con cada pierna. Recuerda que al bajar siempre la espalda recta para luego no tener molestias, la rodilla tampoco puede estar por delante del tobillo así que echa el peso en tu pierna de atrás.