Hierbas contra la inflamación
Una respuesta inmunológica natural a una infección o lesión, es la inflamación. Este problema puede volverse crónico debido a diferentes factores como la mala alimentación, el estrés, la falta de ejercicio y la exposición a toxinas ambientales. Si sufres una condición relacionada con la inflamación como por ejemplo la artritis, el dolor de cuello y espalda o tendinitis, las hierbas anti-inflamatorios pueden ayudarte a controlar el dolor.

Aunque no suelen ser tan rápidas como los medicamentos tradicionales, las hierbas pueden disminuir de manera significativa el dolor cuando se produce regularmente. Estas suelen aumentar su efectividad cuando se combinan con ejercicio diario incluyendo ejercicios relajación. Debes tener en cuenta que las hierbas anti-inflamatorios no curan el dolor. Habla con tu médico antes de usar estas hierbas para que te pueda aconsejar.

– Corteza de sauce blanco Con unos compuestos similares a la aspirina, esta hierba es perfecta para conseguir la disminución del dolor en las rodillas y la cadera. También puede aliviar el dolor agudo de espalda, dolores en las articulaciones y la artrosis.

– Boswellia Proviene de unas resinas aromáticas de la corteza de un árbol de la India. Los practicantes de la medicina ayurvédica llevan mucho tiempo utilizándola para tratar la artritis, y algunas inflamaciones intestinales.

– Bromelina
Es una enzima extraída de los tallos de la piña. Reduce los niveles de prostaglandinas, que son hormonas que inducen la inflamación. La bromelina puede beneficiar a las personas con artritis y condiciones relacionadas con la tensión musculoesqueléticas. También puede favorecer la cicatrización en los músculos y los tejidos conectivos.