Hierbas y plantas contra los dolores musculares
Muchas hierbas y plantas son remedios naturales maravillosos para la rigidez en las articulaciones y los músculos doloridos. Se pueden utilizar durante unos relajantes baños o en forma de compresas. Algunas de estas hierbas se han utilizado a lo largo de los años para luchar contra el reumatismo crónico y otros dolores. De todas maneras, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu médico antes de utilizar cualquier tipo de hierba.

El rábano picante, por ejemplo, es uno de estos remedios naturales de los que te hablamos. Nativo de Hungría o de Rusia, este rábano perenne se puede encontrar actualmente en todas las zonas templadas de Europa y América. La raíz, que debe extraerse durante el otoño, es considerada como un estimulante, diurética, antiséptica, y laxante. Externamente, el rábano picante se ha utilizado para tratar el reumatismo crónico, catarros y los dolores musculares.

Para hacer una cataplasma que se pueda utilizar contra los dolores musculares, lo que debes hacer es rallar una raíz y extenderlo sobre un paño limpio. Coloca el paño sobre la zona dolorida, hasta que sientas una sensación de ardor. Esta sensación de quemazón significa que el flujo de sangre se ha estimulado. Esto es especialmente eficaz durante la noche, justo antes de acostarse.

El hisopo, es una hierba perenne que puede alcanzar hasta los 2 metros de altura, es un miembro de la familia de la menta. Tradicionalmente, el hisopo se ha utilizado como un expectorante, estimulante, y diaforético. Una compresa de té de hisopo se considera un tratamiento antirreumático perfecto. Debido a que el hisopo contiene aceites volátiles que son ligeramente antisépticos, se considera muy útil para los dolores. Las hojas frescas de hisopo, aplicadas directamente en una zona afectada, ayudará a sanar heridas y moretones.