Hipotermia accidental en personas enfermas
Las condiciones de vida, diferentes enfermedades y algunos medicamentos que afectan a la capacidad del cuerpo para responder a frío, aumentan el riesgo de hipotermia. Las personas que viven en hogares con calefacción tienen pocos riesgos de sufrir una hipotermia accidental. Las personas mayores pueden ser muy vulnerables a este problema, incluso cuando viven en hogares especiales. Los centros deben tener cuidado con las bajas temperaturas, ya que los pacientes que están enfermos pueden tener especial dificultad para conservar el calor.

Estar bien, estar informado sobre el tiempo que va a hacer diariamente, esto puede ayudar a reducir los riesgos. Por ejemplo, los vientos frescos pueden causar la pérdida del calor más rápido que un día de frío sin viento. Como te comentábamos, algunas enfermedades y medicamentos pueden poner a una persona en situación de riesgo ya que su cuerpo no se adapta adecuadamente a las temperaturas frías. Algunas de las enfermedades que pueden atenuar la respuesta al frío son:

• Problemas en las tiroides (hipotiroidismo) u otros trastornos del sistema hormonal del organismo.
• Derrame cerebral u otros trastornos que causen parálisis y reduzcan la conciencia del enfermo.
• Artritis severa, Parkinson u otras enfermedades que limitan la actividad.
• Cualquier condición que frene el flujo normal de sangre.
• Los trastornos de memoria.

Ciertos medicamentos también aumentan el riesgo de la hipotermia accidental. Estos, pueden ser utilizados para tratar la ansiedad o la depresión. Pregúntale a tu médico qué medicamentos afectan al calor del cuerpo.