Indice glucémico de los alimentos
El índice glicémico (IG) de los alimentos es un dato que nos proporciona información sobre cómo afecta dicho alimento a los niveles de glucosa en nuestra sangre. Por ello es un dato muy útil a la hora de llevar una dieta saludable, tanto si queremos bajar de peso como si debemos seguir un régimen alimentario específico debido a alguna dolencia en concreto, como sucede en el caso de la diabetes y otras patologías parecidas.

Cuando tomamos un alimento rico en hidratos de carbono, los niveles de glucosa en sangre aumentan progresivamente según vamos digiriendo dichos alimentos y vamos asimilando el almidón y el azúcar que contienen. La velocidad a las que lo digerimos depende tanto de los nutrientes que componen el alimento como de la fibra presente en los mismos.

Atendiendo al índice glicémico, podemos dividir los alimentos en tres grupos: aquellos que tienen un IG alto, es decir, más de cien, loa que tienen un IG medio, que se mueve entre 50 y 100 y los de IG bajo cuyo nivel es menor o igual que 35.

Estos últimos son los más saludables si queremos perder peso o seguir unas normas de alimentación determinada, porque generan muy pocas variaciones de la glucosa en sangre, por lo que también son aptos para deportistas porque les brindan energía a largo plazo.

Cuando tomamos un alimento con IG alto se produce un pico de glucosa, que nos da energía al momento, pero que es casi inmediatamente mitigado con la secreción del páncreas para mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control, por lo que la energía es de corta duración. En el caso de los alimentos de IG bajo, el efecto es el contrario.