Insomnio, pasar las noches en blanco
El insomnio es algo que hemos tratado en diversas ocasiones porque es un problema que cada vez afecta a más personas. Te pasas las noches en vela dando vueltas sobre tu cama, cuidado porque si padeces de insomnio este desorden podría afectar tu salud física y mental de forma paulatina. Intenta relajarte y dormir bien.

Son las 11 en punto de la noche. Me voy a la cama con la certeza de que, dentro de unos minutos, tendré los ojos abiertos y que con suerte dormiré un par de horas, entre las cuatro y las seis de la mañana. Pero el infierno no termina en la cama, el problema se extiende al día siguiente porque el cansancio impide realizar todas las actividades. El trabajo se vuelve más pesado y el humor espantoso. Esto es lo que le sucede a mucha gente, sucinta uno de los padecimientos más comunes de nuestro tiempo: el insomnio.

El insomnio se define como un sueño que no produce la adecuada recuperación de energía que necesita el organismo para continuar con las actividades cotidianas del día. Según los expertos, el insomnio se puede clasificar en diferentes tipos. Por ejemplo, está el de conciliación, que se caracteriza por presentar dificultades para iniciar el sueño. También está el de mantenimiento, que permite comenzar el sueño con facilidad, pero mantenerlo estable durante la noche es muy difícil, manifestándose con despertares frecuentes, lo cual deja al día siguiente sensación de cansancio.

Despertar durante la noche o no poder dormir es normal si sucede de vez en cuando. Pero puede convertirse en algo habitual y si se repite durante muchos días seguidos, habrá que consultar al médico para que encuentre la causa y recomiende un tratamiento adecuado. El diagnóstico servirá para tratar el desorden. Así, si los trastornos son de orden emocional, una terapia psicológica ayudará a vencer los síntomas. Pero cuando el problema involucra patologías más complejas, el tratamiento debe asumirlo un neurólogo.

Siempre que sea posible se deben evitar los fármacos ya que provocan efectos secundarios en el organismo como la somnolencia y muchas veces crean adicción.