La acidez estomacal
Cuando comes, la comida pasa a través del esfínter esofágico inferior, que es una válvula que se encuentra al principio del estómago y que permanece cerrada todo el tiempo. El único momento en el que esta válvula se abre es en el que se tragan alimentos o líquidos. Cuando esta válvula se abre, la comida y los ácidos del estómago pueden llegar al esófago. Esto se conoce como reflujo ácido. Cuando este líquido sube, se produce una serie de ardor en la garganta y en el pecho.

El reflujo ácido es también conocido como acidez estomacal. Para aquellos que sufran este problema más de dos veces por semana, es conveniente que sepan que esto puede ser una enfermedad que es conocida con el nombre de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Existen diferentes desencadenantes que pueden producir el reflujo ácido. Algunos de los desencadenantes más comunes son:

– Obesidad
– El alcohol
– Fumar
– Embarazo
– Indigestión
– Ciertos medicamentos
– Comida picante
– Los alimentos como el ajo y la cebolla
– Gran cantidad de los alimentos
– Bebidas carbonatados y ricas en cafeína

Recuerda que los síntomas principales de este incómodo problema son:

– Hinchazón
– Acidez estomacal
– Náuseas
– Eructar
– Dolor en el pecho
– Dolor de garganta
– Tos
– Pérdida de peso

En el peor de los casos, las personas afectadas pueden llegar a sufrir erosión dental. Si cualquiera de estos síntomas persiste durante un largo período de tiempo, entonces lo mejor es que acudas a tu médico habitual para que le expliques qué es lo que te pasa.