La alimentación para el grupo sanguíneo B
El grupo sanguíneo B se originó en las poblaciones del Himalaya y los Urales, entre tribus caucásicas y mongoles. Surge como necesidad de los pueblos nómadas de adaptarse a los cambios. Hay que tener en cuenta que estas poblaciones son grandes pastores; por ello, el grupo B necesita de los lácteos. No les va nada bien el gluten; en cambio, son grandes consumidores de carne. En fin, la dieta ideal sería la de un pastor nómada de las estepas… siempre según los especialistas Peter y James D’Adamo.
Los individuos de este grupo tienen un sistema inmunológico fuerte y son más resistentes a enfermedades como el cáncer. Combaten el estrés con actividades creativas.

Los alimentos recomendados para el grupo B son:

— carne, aunque no se les aconseja el cerdo y el pollo.
— lácteos: todos les van bien; de todas formas, en algún caso alguien puede tener problemillas con el queso Roquefort.
— pescados, exceptuando los mariscos y los ahumados.
— huevos, hasta cuatro por semana.
— las frutas y verduras les suelen sentar estupendamente.
— determinados cereales, como el mijo, el arroz y la avena.
— el te verde.

Se desaconseja:

— el cerdo y sus derivados.
— el trigo, el centeno, el maíz y la cebada; en general no toleran bien el gluten.
— el marisco.
— la soja, en cualquiera de sus preparaciones: leche, tofu, tempeh…
— las legumbres serán consumidas ocasionalmente, y sólo las alubias les benefician. Se desaconseja la ingesta de garbanzos y lentejas verdes y rojas.

Tipo de ejercicio aconsejable: Las personas del grupo B toleran muy bien el estrés; por ello no necesitan de ejercicios vigorosos, como las del grupo O, ni sesiones de meditación o de relajación, como las del grupo A. Prefieren los juegos creativos y los deportes en grupo, a fin de poder interrelacionarse con otras personas.