La dieta de la sopa quemagrasas
Ya han llegado de las fiestas navideñas y, con ellas, los excesos y las promesas de adelgazar par el nuevo año. No hace falta decir que guardar la línea y tener una silueta envidiable es más que una cuestión de estética, ya que con manteniéndonos en nuestro peso ideal tenemos mucho ganado en cuestión de salud. A continuación os ofrecemos la receta de sopa diurética que algunas personas ya conocen, pero otras muchas desearían saber. Se trata de una bebida extremadamente depurativa conocida por su condición de quemagrasas y por una lógica que no se cumple con ningún otro alimento: cuanto más bebes, más adelgazas.

Se dice que tiene calorías negativas porque digiriéndola quemas más de su irrisoria aportación calórica. En realidad forma parte de una dieta que suelen aconsejar a aquellas personas que están enfermas del corazón y que van a someterse a un proceso quirúrgico por el cual deben adelgazar y depurar su organismo durante los días anteriores a la operación. Esta receta es muy fácil de realizar y se puede preparar en abundancia con la finalidad de guardarla y poderla tomar durante el tratamiento. Es importante saber que no hay dietas milagrosas y que todo es más fácil con una alimentación sana y equilibrada. La sopa únicamente debe tomarse como complemento altamente diurético, y no se deben obviar otras necesidades básicas de nuestra alimentación, como las proteínas y los hidratos de carbono.

Ingredientes
– Seis cebollas grandes
– Dos pimientos medianos (verdes o rojos)
– Seis tomates grandes pelados
– Un repollo o col
– Un ramillete de apio
– Laurel
– Opcionalmente se pueden añadir dos zanahorias y 2 ajos picados

Preparación (Tiempo estimado de 45 minutos)
– Llenar una olla con agua y sal y dejar en el fuego hasta que hierva
– Mientras, se limpian y cortan las verduras a trocitos
– Cuando el agua de la olla hierve se agregan todos los ingredientes y se dejan hasta que estén bien cocidos
– A la hora de servirla, se pueden batir todos los ingredientes y tomarlo como un puré o bien colar únicamente el líquido para tomarla a modo de bebida.
– La sopa debe guardarse en el frigorífico y se puede tomar fría o bien caliente