La dieta de la zona
Una de las dietas más populares es la Dieta de la Zona, desarrollada por el doctor Barry Sears. Me atrevería a decir que es la dieta que ahora mismo está siendo seguida por más personas en el mundo “desarrollado”.

La dieta de la zona no es, como mucha gente cree, una serie de pautas para adelgazar, sino que es una forma de alimentarse correctamente. Según Barry Sears, es la forma más adecuada para mantenerse en forma y tener una salud admirable, la salud que todos deseamos y que con la alimentación que llevamos es muy difícil conseguir.

Según la dieta de la zona, el mundo occidental tiene un gran problema y es que consumimos hidratos de carbono en demasía: pan, pasta, bollería, patatas… todo esto es perjudicial para el organismo en la cantidad en que lo consumimos. Según Sears, da igual que el pan sea integral o blanco: no es un alimento que deba consumirse en grandes cantidades, al igual que todos los carbohidratos.

La dieta de la zona postula que cada una de las comidas del día ha de tener la siguiente composición: un 40% de hidratos de carbono, un 30% de proteínas y un 30% de grasas, ya que estas proporciones son las ideales para el cuerpo humano.

Otra premisa de la dieta de la zona es el desequilibrio entre los ácidos omega 3 y omega 6 que consumimos, con una clara ventaja a favor de estos últimos, lo cual nos hace engordar y provoca multitud de enfermedades. Por ello aconseja consumir productos ricos en omega 3 como el pescado azul y, sobretodo, suplementos de aceite de pescado purificado, para así asegurarnos el aporte necesario de omega 3.

Según Barry Sears, siguiendo su dieta se eliminan la mayoría de las enfermedades ocasionadas por el estilo de vida actual: diabetes, problemas inmunológicos, fatiga, enfermedades crónicas, colesterol…