La imagen y la adicción a la comida
Siempre han existido diferentes cánones de belleza. La imagen de la mujer es la que siempre se ha visto más afectada por estos cambios, debiendo ajustarse a lo que se estipulaba como belleza según los tiempos que corrieran. Un determinado tamaño, una cierta estructura ósea, cierto tipo de rostro, etc.

En el último siglo estos cánones de belleza se han ido “glorificando” de manera mucho más evidente por muchas revistas de moda, como por ejemplo: Cosmopolitan, Elle y Vogue, que son las que marcan tendencias. Pero no todas las mujeres tienen esas formas impuestas que nos hacen ver todos los días. No todos nacemos con el mismo tipo de belleza, de hecho muy pocas personas se ajustan a cánones de belleza al 100%.

La imagen y la adicción a la comida
Hay muchas mujeres que tratan desesperadamente de encajar con esa imagen y tratarán de conseguirla por todos los medios. Lamentablemente, hay un problema que no todo el mundo puede evitar: la grasa corporal. Muchas veces es un problema genético pero otras el problema es la adicción a los alimentos. Muchas personas se refugian en la comida para intentar salir de diferentes problemas, haciendo que dicha comida se convierta en una adicción.

El primer paso para intentar salir de este problema es el reconocimiento. Reconocer y admitir que estamos utilizando los alimentos para intentar huir de ciertos miedos, ansiedad o tristeza, es lo más importante. El siguiente paso es determinar qué nos da tanto miedo, estrés o ansiedad. Muchas veces estos problemas tienen que ver con nuestra propia imagen. Si este es el verdadero problema, entonces el siguiente paso sería aceptar lo que somos y aceptar que no se puede ser lo que no se es. Si ves que no puedes sola, intenta buscar ayuda.