La importancia de lavarse las manos
Desde muy pequeñitos nos informan de lo importante que es lavarse las manos antes y después de comer, al salir del baño o cuando se toca un animal. Y es que tener las manos limpias es uno de los pasos más importantes que podemos tomar para evitar traspasar gérmenes a otros y enfermarnos.

Durante el día pasan por nuestras manos todo tipo de sustancias nocivas, bacterias y toxinas que se encuentran en diferentes lugares públicos y en el hogar. Estas sustancias son tan pequeñas que solo se pueden ver a través de un microscopio, pero el hecho de no verlas no quiere decir que no estén allí. De hecho, en la actualidad miles de niños y personas mueren en el mundo a causa de afecciones a la poca o falta de higiene personal. Si no te parecen motivos suficientes para lavarse las manos, a continuación te damos más razones.

La importancia de lavarse las manos

Cuándo lavarse las manos

Además de lavarse las manos en las situaciones que te hemos comentado antes (después de ir al baño, antes y después de comer y tras tocar animales), también es importante realizar esta práctica después de tocar dinero, antes de cocinar, después de estornudar o toser, tras cambiar el pañal de los bebes o estar en contacto con materia fecal, después de manipular basura o residuos y luego de atender a personas enfermas

Qué tipo de infecciones evita lavarse las manos

Como te hemos comentado, al lavarse las manos se evita traspasar gérmenes a otros y también enfermarnos. No hacerlo puede suponer que se contraigan diarreas infecciosas, mononucleosis, hepatitis A, gripe común e, incluso, la gripe A, neumonía, bronquitis, síndrome urémico hemolítico, alergias y afecciones en la piel, afecciones a causa de bacterias y virus, afecciones en la vías respiratorias, salmonelosis o enfermedades parasitarias.

La importancia de lavarse las manos

Cómo lavarse las manos

Así, continuamente tendrás que lavarte las manos con agua y jabón y enseñar tanto a niños como adultos la importancia de esto. El procedimiento es muy sencillo: se mojan las manos con agua y después de 40 o 50 segundos frotándose bien todas las partes de la manos, se deben enjuagar con abundante agua para finalizar.