La importancia del calcio en la dieta
Sabemos que el calcio es importante para mantener nuestros huesos fuertes y sanos y para prevenir dolencias como la osteoporosis y las consiguientes fracturas que ésta puede provocar. Sin embargo, el calcio no sirve sólo para fortalecer nuestros huesos, sino que cumple otras muchas funciones en nuestro organismo que lo hacen aún más importante.

Las principales funciones del calcio son:

– Intervenir en la transmisión de los impulsos nerviosos.

– Regular el ritmo cardiaco.

– Intervenir en la contracción de los músculos.

– Permitir que la sangre se coagule de forma correcta.

– Permitir la secreción de diferentes hormonas.

– Es indispensable para que las células desarrollen algunas de sus funciones y para el buen funcionamiento del sistema respiratorio.

– También actúa como neurotransmisor de sustancias que regulan nuestro estado de ánimo, como la serotonina.

Debido a todo ello, es necesario que nuestra dieta nos aporte la cantidad diaria necesaria de calcio. De ese modo, lograremos mantener estable el nivel de calcio en sangre, ya que si no lo hacemos así, el nuestro organismo obtendrá el calcio de nuestro huesos, que terminarán por descalcificarse. Si por alergias o cualquier otro trastorno no podemos incluir en nuestra dieta la mayor parte de los alimentos que nos proporcionan calcio, deberemos tomar un suplemento.

Los alimentos en los que podemos encontrar el calcio son:

– Leche y sus derivados.

– Verduras como las espinacas, la col, las alcachofas o la lechuga

– Las legumbres

– Los frutos secos, sobre todo almendras y las nueces.

– Pescados y mariscos: Salmón, sardinas (frescas, en salsa de tomate, en aceite), mejillones, camarones, pulpo, ostras, langostinos y almejas, entre otros.