La isodieta para adelgazar
La isodieta se promueve como una revolución para adelgazar, se trata de seguir una alimentación con una alta proporción de grasas y proteínas, en especial de origen animal. Una alimentación no muy recomendable ya que supone la ingesta de grasas saturadas o colesterol. La isodieta desaconseja el consumo de alimentos de origen vegetal de manera genérica. Consiste en un sistema nutricional que ayuda a que nuestras células reciban continuamente los nutrientes esenciales que necesitan para una perfecta regeneración celular que sería la única forma segura de retrasar su degeneración y envejecimiento.

Para ello deberemos descubrir la cantidad de nutrientes esenciales que nuestro cuerpo puede asimilar en cada toma de alimentos, en función de su constitución, peso corporal y del tejido muscular. Determinar el número de tomas de alimento que podemos hacer cada día (recomendables 6) para que la circulación de aminoácidos y ácidos grasos en sangre sea permanente durante todo el día. También deberemos establecer la cantidad de agua, minerales y vitaminas que hemos de ingerir para evitar cualquier deficiencia que pudiera afectar a nuestra salud o rendimiento.

Jaime Brugos como autor de la dieta isolipoproteica explica que para adelgazar debemos comer la cantidad que necesitemos pero solamente los alimentos de elevado valor nutricional, que faciliten la regeneración y nutrición de las células del organismo, como las proteínas (aminoácidos) esenciales y las grasas (ácidos grasos) esenciales. En general, todos aquellos los nutrientes que nuestro organismo no puede sintetizar y que sólo podemos recibir a través de los alimentos. Los carbohidratos también son necesarios, proporcionan energía a las células, por lo que son recomendables para personas no sedentarias.