La neumonía errante
La neumonía es una infección o inflamación de los pulmones, que puede ser causada por bacterias, virus, parásitos y hongos. Este problema puede llegar a ser verdaderamente muy grave y puede requerir hospitalización inmediata de la persona afectada para garantizar un tratamiento adecuado. Sin embargo, a veces, la neumonía puede no ser tan grave.

Cuando esta enfermedad es leve no tiene por qué limitarse a la cama. En otras palabras, las personas que sufren este tipo menos severo de neumonía pueden pasear y realizar sus actividades cotidianas. Sin embargo, los síntomas de la neumonía errante pueden ser muy incómodos. La principal causa de la neumonía errante es un agente infeccioso, es una bacteria micoplasma.

Hay varios tipos de estas bacterias, de los cuales la cepa que es más comúnmente encontrado en los causas de neumonía es la conocida como Mycoplasma pneumoniae. No te asustes si cuando vayas al médico, este te dice que tiene una neumonía atípica por micoplasma, esta es la enfermedad de la que te estamos hablando. Ten cuidado con este tipo de enfermedad, ya que es contagiosa.

Ir al trabajo con esta neumonía atípica puede hacer que se propague de una persona infectada a una persona sana a través del contacto directo con la mucosidad o las flemas. La bacteria micoplasma puede transmitirse al mismo tiempo por los estornudos, la tos, los besos e incluso mediante la risa. El período de incubación de esta infección bacteriana es de aproximadamente entre 7 y 21 días, es decir, es posible que en alguno de estos días comiencen a aparecer los signos visibles de la neumonía.