La nutritiva fruta noni
El noni es como se conoce a la fruta Morinda citrifolia en hawaiano, planta originaria de Asia que crece con mucha facilidad en jardines. Sus hojas son perennes y puede llegar a medir hasta y 10 metros de altura. Su delicioso fruto tiene la forma de una patata y una apariencia grumosa con una cáscara cerosa de color entre el verde y el negro cuando está maduro. De un olor rancio, posee un sabor característico con unas propiedades nutricionales excelentes, tanto que se le considera una fruta medicinal.

En la antigüedad, los polinesios la utilizaban para tratar problemas de salud muy diversos, desde aftas bucales hasta el reumatismo, pasando por las parasitosis, fiebres e infecciones cutáneas. Todo se curaba tomando noni. De esta fruta tan especial se utilizan todas las partes de la planta: flores, corteza, raíces y fruto. Sus propiedades se podrían considerar casi mágicas, por lo que ha despertado el interés de muchos médicos y bioquímicos. Estudios científicos confirman su elevado poder curativo entre los que destaca sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, analgésicas, hipotensivas e inhibidores del cáncer.

También algunos laboratorios farmacéuticos han reconocido que el noni es un medicamento natural que reduce la presión sanguínea y la inflamación de las articulaciones, detiene las infecciones, despeja las congestiones y evita el crecimiento de células precancerosas. Todo gracias a que el fruto posee una pro enzima que estimula la producción de xeronina, un elemento vital para las moléculas proteínicas del cuerpo y entre sus beneficios se reporta el aumento de la vitalidad. El tratamiento casero funciona a base de hojas de noni o con infusiones, aunque su ingesta también es recomendada.