La obesidad y la apnea de sueño
Las personas con apnea del sueño que también son obesos, pueden triplicar las posibilidades de eliminar estos problemas perdiendo peso, según un estudio que ha visto la luz estos días. La pérdida de aproximadamente el 10% de su peso corporal es suficiente para que se produzca la remisión total o parcial de la apnea. Según Gary Foster, director del estudio, después de las diferentes pruebas que se han hecho.

Las personas que tienen sobrepeso o son obesos tienen más probabilidades de tener apnea obstructiva del sueño, una condición en la cual la respiración de una persona se detiene o se hace muy poco profunda repetidas veces durante la noche. El paladar blando, que se encuentra en la parte posterior de la boca se cae y bloquea las vías respiratorias. Este problema puede producir problemas cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y también puede aumentar el riesgo de morir prematuramente.

El estudio se realizó con 264 hombres y mujeres obesos que también tenían diabetes tipo 2 y apnea obstructiva del sueño. Se les asignaron aleatoriamente unos programas de comportamiento, destinados a fomentar la pérdida de peso. Después de un año, los participantes en el programa intensivo habían perdido alrededor de 15 kilos. Estos, redujeron de manera sustancial el número de episodios de apnea en comparación con aquellos que casi no habían perdido peso.

Aunque cualquier pérdida de peso es muy positiva, ha quedado claro que perder más del 10% mejora estos problemas. El estudio también ha demostrado, que las personas cuyo peso se mantuvo estable han experimentado un empeoramiento en su apnea del sueño.