La orina espumosa
En condiciones normales, la orina humana es de color amarillo pajizo. Cualquier desviación de su aspecto hace que este parezca turbio. Esto se conoce como orina espumosa y, no necesariamente tiene por qué convertirse en un tema preocupante. Pero si la presencia de orina espumosa es muy frecuente, es el momento de visitar al médico y contarle lo que sucede, ya que esta orina puede ser un síntoma de algo que está sucediendo en el cuerpo.

La orina normal es clara y amarilla, si te paras a observar la orina espumosa verás cómo es distinta. Algunos otros síntomas de esta orina pueden ser la presencia de sangre y pus en la orina. En el caso de las mujeres, la presencia de flujo vaginal, debido a condiciones médicas como la vaginitis puede hacer que la orina aparezca con sedimentos, dándole un aspecto espumoso.

Cuando vayas al médico, es posible que te mande la realización de un análisis de orina para determinar la causa del problema. A veces, la causa de la orina espumosa no es más que la presencia de un exceso de proteínas. Esto puede ocurrir después de consumir una gran cantidad de carnes, por ejemplo. En terminología médica, la presencia de cantidades excesivas de proteínas en la orina se llama proteinuria.

Del mismo modo, otra de las causas de la orina espumosa pueden ser las infecciones del tracto urinario (ITU). En las IU, una persona experimenta la presencia de orina espumosa, junto con una desagradable sensación de ardor al orinar. Los expertos médicos también creen que la orina espumosa, a veces, puede ser un síntoma de enfermedades más graves como la enfermedad de Crohn, en la que hay una inflamación de los intestinos.