La reflexoterapia
Es una terapia alternativa y complementaria, que consiste en la prevención y alivio de las enfermedades mediante la aplicación de presión y masaje en unos puntos determinados de ciertas partes de nuestro cuerpo. Normalmente, la reflexoterapia se realiza en los pies, y hablamos entonces de reflexoterapia o reflexología podal; sin embargo, también puede llevarse a cabo en otras zonas, como son las manos, las orejas…

La base de la reflexoterapia es la consideración de que existe una conexión entre los órganos de nuestro cuerpo y las extremidades, conexión que se lleva a cabo mediante el sistema nervioso y los meridianos energéticos. Por ello, si tenemos un problema en el hígado, un masaje en la zona del pie que se corresponde con el hígado puede ayudar a acabar con el bloqueo que causó el problema.

El iris es también una zona refleja: su observación puede llevar a diagnosticar enfermedades, aunque como el iris no se puede manipular, la iridología no sirve como terapia. Como método de diagnóstico es excepcional.

La explicación del éxito de la reflexoterapia es muy sencilla y lo voy a explicar centrándome por ejemplo en la podal: el ser humano, en estado natural, camina descalzo y por ello mientras anda, corre y salta se van estimulando los puntos de reflexología con la tierra, piedrecitas, rocas, ramas, agua… Hemos perdido esa medicina tan natural con el uso de zapatos y con el asfalto, pero siempre podemos recuperarla ¿Será por ello que los bebés siempre se quitan los zapatos y los tiran al suelo?

La reflexoterapia no tiene ningún efecto secundario y puede ayudar a curar todo tipo de enfermedades, físicas o psíquicas. Además puede combinarse perfectamente con la medicina tradicional.

En la tumba de Ankmahor, en Skkarah, conocida como la tumba de los médicos, se han encontrado pinturas en las que aparece esta técnica. Tales pinturas datan del año 2330 a. C. En Europa la reflexoterapia no se conoce desde hace tanto tiempo, aunque no es tan moderna como pensamos: hay escritos sobre reflexoterapia que datan del siglo XVI.