La Viagra, en el supermercado
A veces vemos películas extranjeras, sobre todo de Estados Unidos, y vemos que el protagonista va al supermercado y llena la cesta de cajas de pastillas. Esta imagen, impensable en España, es posible en muchos países ya que los supermercados pueden vender medicamentos sin receta. El último en subirse al carro y además de una manera que ha alegrado a muchos consumidores varones, es el supermercado británico Tesco. Y remarcamos lo de consumidores varones, porque precisamente, lo que ha anunciado la cadena, es que va a vender cajas de Viagra (y encima más barata que en las farmacias Boots: 55 libras en la farmacia; 52 en el supermercado, unos 60 euros al cambio).

La famosa pastilla azul es un remedio para la disfunción eréctil, luego los hombres que sufran este problema ya no tendrán que pasar por la consulta del médico para conseguir el medicamento. Teniendo en cuenta que en España esta pastilla sólo puede conseguirse mediante receta médica y en farmacias, no nos extrañaría que muchos hagan un viaje esporádico a alguno de los 300 establecimientos que Tesco tiene repartido en todo el Reino Unido para conseguirla. Sin embargo, no todo el mundo puede comprarla así como así, la cadena ha puesto unas restricciones: sólo será vendida a varones de entre 40 y 65 años a los que previamente se les hará un test de presión sanguínea, un escáner para diabetes y una prueba de colesterol. Al fin y al cabo, la viagra es un medicamento y puede tener efectos secundarios, por ejemplo es incompatible con medicamentos que contengan nitratos. Por eso, es importante informarse bien antes de adquirir una caja de estas pastillas.

“Una vez que sepamos que los hombres no tienen problemas de salud, discutiremos las opciones y les venderemos el tratamiento más apropiado”, declaró Shona Scott, directora comercial de Tesco y promotora del proyecto al anunciar la noticia. En el Reino Unido un 22% de los varones británicos de 40 años sufre disfunción eréctil y un 49% de los británicos con más de 70, por lo que suponemos que la iniciativa de Tesco será acogida con entusiasmo por los ciudadanos británicos. Cuando hagan las lista de la compra ya pueden apuntar junto a los tomates y la leche, la Viagra.