La voz
Se trata de uno de los medios más importantes que tienen las personas para comunicarse. Esta se produce por la acción coordinada del cerebro, fosas nasales, laringe, cuerdas vocales y pulmones. Así, se articulan los sonidos que son inteligibles para las personas que hablan el mismo idioma, algo único entre los seres vivos.

La estructura orgánica más involucrada en la producción de la voz es la laringe. Gracias a la evolución, la laringe se ha perfeccionado de tal modo que es capaz de proteger las vías aéreas durante la ingestión de comida, regular la presión del aire durante la respiración y emitir sonidos codificados que puedan ser interpretados por el resto de seres humanos.

El potencial de la voz reside en la zona media de la laringe o glotis que es donde se encuentran las cuerdas vocales (dos superiores y dos inferiores), con una longitud media de 20 milímetros en el hombre y 15 milímetros en la mujer. Sin embargo, son las cuerdas inferiores las que están realmente capacitadas para producir sonidos. Las interrupciones de flujo en la laringe producen un pequeño murmullo que se amplifica en las fosas nasales y la laringe. Estas dos últimas son las que confieren el volumen y el carácter a la voz, modificándose finalmente en la boca.

La voz
Evolución

El llanto de los niños siempre se ha considerado como una forma de comunicación utilizada por estos para relacionarse con sus semejantes cuando aún no se ha alcanzado el aprendizaje de la expresión oral.

Durante la pubertad, la acción de las hormonas se hace patente en los órganos fonatorios. Aproximadamente hacia los 13 años en los chicos y los 15 en las chicas se produce un descenso en la laringe que configura la voz, haciéndola más propia y característica de cada persona.

Al llegar a la vejez la voz también envejece, perdiendo la potencia, extensión y capacidad para emitir sonidos agudos.

Los estados de ánimo de una persona se reflejan fielmente en su voz. Según la situación que esté sufriendo cambia notablemente las características de su voz. Así mismo, según la entonación una frase puede tener diferentes significados.

La disfonía, alteración frecuente

Se manifiesta por un cambio en las características normales y es el síntoma más frecuente que se produce cuando existe una anomalía de las cuerdas vocales, de la musculatura o de los nervios responsables de su movilidad. Las causas más frecuentes son procesos benignos inflamatorios, infecciosos, alérgicos o irritativos.

Sin embargo, la persistencia de la disfonía así como su aparición frecuente, es motivo de visita al otorrinolaringólogo, ya que una de las causas de esta disfunción podría deberse a un tumor maligno. Así pues, un diagnóstico precoz y preciso es fundamental para realizar un tratamiento con un alto índice de curación.

La voz
Cuidar la voz

La alimentación tiene un papel fundamental en el mantenimiento de una voz sana. Comer lentamente y masticando bien conlleva un buena digestión, sin reflujos, espasmos, ni alteraciones vocales.

Por otro lado, evitar bebidas frías y licores también contribuyen a mantener unas características de voz adecuadas. Así mismo, el humo del tabaco tiene un efecto altamente irritante sobre las mucosas del aparato respiratorio. El café y el té, en exceso, producen taquicardias que alteran las características sonoras de la voz.

Otro factor indispensable para contribuir a una voz sana y armónica es tener un sueño tranquilo y regular, a ser posible en una habitación con ventilación natural y en cualquier época del año. Conviene mencionar, también, que la calefacción y el aire acondicionado ejercen un efecto negativo en las mucosas respiratorias.