La vuelta al cole de… los piojos
Hace pocas semanas que los niños han vuelto al cole, y con ellos los riesgos como contagio de resfriados o los temidos piojos. Tener piojos no es sinónimo de suciedad y pueden tenerlos los niños con los pelos más brillantes. El problema de los piojos es que, aunque ni saltan ni vuelan, sí corren muy deprisa y es difícil verlos y además se pueden pasar de un niño a otro por ejemplo a través de una chaqueta, un abrigo o incluso el pupitre. Es posible que su hijo o algún compañero tenga piojos y que a pesar de someterle a un proceso de curación mediante un champú o gel especial, los piojos vuelvan a aparecer. Esto es así porque las hembras de los piojos, antes de morir ponen más de cien huevos en la raíz del cabello, son las liendres. Una semana después, el piojo sale del huevo y si está cerca del cuero cabelludo puede sobrevivir. Es por eso que a lo peor tu hijo vuelve a tener una reinfección de piojos unas semanas después del tratamiento. El fácil contagio y esta reinfección hace que los padres desesperen, pero tranquilos, porque los variados tratamientos que existen son muy eficaces.

El síntoma principal para sospechar de un problema de piojos es un fuerte picor en el cuero cabelludo. Esto es provocado por las mordeduras de los piojos que necesitan sangre para vivir y por eso pican en la piel de la cabeza. Un problema derivado de este picor son las lesiones que se producen por el rascado excesivo. Para averiguar si el niño tiene piojos basta con un reconocimiento visual, y es fácil distinguirlos de la simple caspa porque ésta se mueve con facilidad y lo piojos están fuertemente arraigados. Muchos padres toman medidas de precaución y lavan a sus hijos con champús especiales para piojos, pero no es necesario ya que sólo son eficaces cuando existe el problema. Cuando tengan realmente piojos es cuando has de usar estos champús o lociones. Son champús o cremas insecticidas que contienen permetrina y ayudar a combatir a los temidos piojos. Lo mejor es dejar actuar la loción durante diez minutos, especialmente detrás de las orejas y la nuca, y luego aclarar con abundante agua. Es recomendable repetir esta operación a los diez días aproximadamente por las posible reinfecciones que hemos comentado. Y sobre todo, recuerda que los piojos no se producen por mala higiene y que cualquier niño puede tenerlos, lo ideal es que el propio colegio envíe una circular cuando haya casos para avisar a los padres.