Las amígdalas y las adenoides
Las amígdalas son dos masas de tejido, que se encuentran situadas a ambos lados de la garganta. El borde de cada amígdala está al lado de la lengua. Las adenoides (o vegetaciones) son un grupo único de tejido, situado en la parte posterior de la nariz (nasofaringe). ¿Qué función tienen? Las amígdalas y las adenoides están en gran parte formadas por tejido linfoide, que se encuentra en todo el tracto gastrointestinal y en la base de la lengua. El tejido linfoide está compuesto de linfocitos, que se dedican principalmente a la producción de anticuerpos.

Como bien sabrás, tanto las amígdalas como las vegetaciones pueden ser operadas. No parece haber ningún efecto adverso sobre el estado inmunológico o la salud de los pacientes a los que se las han tenido quitar. Tampoco, ha sido detectado ningún efecto notable positivo. Parece que las amígdalas y las adenoides no fueron “diseñadas” para hacer frente eficazmente a la multitud de infecciones virales que se producen en los niños en una población urbana.

Estos órganos, pueden ser relativamente eficaces en la lucha contra ciertas infecciones producidas por gusanos u otros parásitos, que son relativamente raras en nuestra sociedad. Es evidente que en muchos casos, las amígdalas y las adenoides se convierten en partes “disfuncionales” y que son más pasivas que activas.

Cuando se realiza la operación, hay que reconocer que en comparación con una amigdalotomía, una adenoidectomía es mucho menos traumática y dolorosa. Lo mejor es que acudas a tu médico para que te pueda informar mejor.