Las estrías durante el embarazo
El aumento de peso y las estrías suelen estar íntimamente unidos cuando hablamos de los embarazos. La piel se expande para dar cabida a más líquidos, las caderas se ensanchan… Aunque las estrías no son algo exclusivo del embarazo, muchas jóvenes pueden ver cómo se las desarrollan en sus pechos, sin saber muy bien por qué. La piel no tiene tiempo para crecer antes de que se produzca el aumento de tejido, y las fibras de colágeno producen la ruptura de la piel.

Pero centrémonos en el embarazo. Evitar las estrías es prácticamente imposible, pero algunas mujeres han encontrado formas para prevenirlas. Seguro que has oído que la manera más eficaz es manteniendo la piel hidratada. Esto es verdad, ya que la piel gracias a la humedad está mucho más elástica y no sufre tanto los cambios del cuerpo.

Pero la hidratación no se basa solo en utilizar una buena crema, también está relacionada con la cantidad de agua que se beba, así que se deben aumentar los centilitros de agua al día para mantener la piel verdaderamente hidratada. Las estrías, también suelen estar relacionadas con la herencia genética. Aunque el motivo principal de su aparición se este, también se pueden prevenir mediante el uso de cremas ricas en vitamina E.

La vitamina E es la solución más utilizada y la que mejores resultados da. Acude a un especialista que te pueda recomendar que tipo de productos llevan esta vitamina. Por ejemplo, el aceite de oliva es bastante alto en vitamina E, mientras que el aceite de semilla de uva no lo es. Recuerda que es bastante raro hacer desaparecer las estrías por completo.