Las incómodas flatulencias
El flato (flatulencia) es el aire o gas que está en el intestino y que sale a través del recto. Este gas se compone principalmente de dióxido de carbono gaseoso inodoro. Pequeñas cantidades de otros gases están presentes en él, tales como el metano y el sulfuro de hidrógeno. El olor desagradable del gas intestinal es el resultado del sulfuro de hidrógeno y otros compuestos. Estos compuestos son, en su mayoría, otras aminas que se producen cuando las proteínas se descomponen en el colon. Las aminas pueden ser particularmente ofensivas.

Cuando las bacterias empiezan a descomponer los alimentos no digeridos en el intestino grueso o el colon, el gas empieza a formarse. Esto hace que el intestino se distienda y pueda causar dolor. Si la pared intestinal se inflama, puede llegar a ser más sensible que de costumbre. A pesar de que pueden causar molestias, el exceso de gases no suele ser un síntoma grave.

Hay muchas causas por las que se produce el flato. Estas causas, pueden variar dependiendo de la edad, el sexo, y la salud en general de la persona. Algunas de las causas más comunes son:

– Comida no digeribles como la fibra de los alimentos
– Comer alimentos que tu cuerpo no puede tolerar
– Comer judías. Muchas veces, este tipo de alimentos no se puede digerir bien y se producen excesivos esfuerzos en el colon sin demasiado resultado. El resultado es la formación de gases en el colon
– Pancreatitis aguda
– Síndrome del intestino irritable
– La mala absorción que, se produce cuando el intestino no es capaz de absorber los nutrientes. A menudo este problema viene acompañado de diarrea
– El uso de antibióticos