Las mejores frutas para comer en otoño
Como sabes, es súper importante incluir frutas en nuestra dieta diaria, ya que forman parte de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes y sustancias naturales altamente beneficiosas para la salud.

Afortunadamente, nos encontramos en una época del año muy rica en frutas beneficiosas para la salud: naranjas, mandarinas, granadas, chirimoyas, higos, piñas, uvas… Como puedes imaginar, además de su exquisito sabor, cuentan con innumerables beneficios que te aportarán defensas, ayudarán a tu corazón, a tu sistema digestivo, mejorarán tu estado de ánimo e, incluso, te ayudarán a adelgazar. A continuación te hablamos sobre algunas de las más ricas y beneficiosas frutas de otoño.

Mandarinas y naranjas

Tanto las mandarinas como las naranjas son popularmente conocidas por ser unas frutas ricas en vitamina C, esencial para reforzar el sistema inmunológico.

Granadas

Esta curiosa fruta contiene mucha agua y fibra y pocas calorías. Además, es rica en vitamina C y A, potasio, calcio y magnesio. Por si fuera poco, son beneficiosas para los problemas cardiovasculares, degenerativos, de tránsito intestinal, estreñimiento, hipertensión, ácido úrico colesterol y anemia.

Las mejores frutas para comer en otoño

Piñas

Como sabes, la piña tiene fama de diurética y depurativa. Sin embargo, tiene muchos más beneficios: previene del estreñimiento, es rica en vitaminas C, B1, B6, ácido fólico y algunos minerales. Además, es baja en calorías.

Uvas

Las uvas son ricas en flavonoides y taninos, dos antioxidantes que protegen frente a la acción de los radicales libres.

Las mejores frutas para comer en otoño

Higos

Los higos aportan grandes dosis de energía, gracias a su alto aporte mineral y sus elevadas dosis de hierro y calcio que, además, ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Chirimoyas

Podrás encontrar chirimoyas principalmente a finales de otoño. Se trata de una fruta rica en minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y el calcio, y en vitaminas A, B y C, además de ofrecer una gran cantidad de hidratos. Por si fuera poco, es pobre en grasas y proteínas, aunque su valor calórico es muy elevado.