Las propiedades del germen de trigo
El germen de trigo es un excelente complemento dietético gracias a su riqueza en vitamina E, uno de los antioxidantes más potentes. También se ha determinado que contiene las lectinas, unas proteínas que impiden el crecimiento y el apego a la pared intestinal de parásitos causantes de un tipo de diarrea llamada giardiasis, un mal que afecta a muchas personas que viajan a destinos tropicales y exóticos.

El valor nutricional destacado del germen de trigo es su aporte de vitamina E. Además, contienen ácidos grasos esenciales, vitaminas del grupo B y oligoelementos como hierro, cinc, cobre, manganeso y cobalto. Pero destaca por su potencial antioxidante, la ingesta de germen de trigo está indicada para situaciones de mayor desgaste físico y en enfermedades degenerativas. Los antioxidantes ayudan a proteger las células del organismo frente a la agresión de los radicales libres.

La vitamina E es fundamental para el mantenimiento de las membranas de todas las células del cuerpo. Los beneficios del consumo de este complemento dietético se nota especialmente cuando se realizan dietas equivocadas o se sufren enfermedades que impiden la asimilación normal de los nutrientes, así como cuando el organismo requiere un mayor aporte proteico. Es el caso del embarazo, durante el crecimiento, ante infecciones crónicas o hemorragias.

El germen de trigo se encuentra en el grano, ya que éste contiene todos los constituyentes necesarios para el crecimiento de la futura planta. El producto para consumo alimentario se obtiene después de moler el trigo puro y la posterior extracción y separación del germen del resto de componentes no comestibles como la cáscara. Suele ser bastante frecuente encontrarlo en copos o granulado. Para complemento dietético, se recomienda tomar de 1 a 2 cucharadas pequeñas al día. Se puede ingerir solo o añadirlo a los zumos de fruta o a las ensaladas. También se puede comer como ingrediente de sabrosas galletas de avena y germen de trigo.