Las virtudes de la stevia, endulzante natural
El azúcar es el endulzante más utilizado en nuestra sociedad, pero no todo el mundo puede tomarlo; por ejemplo, las personas diabéticas han de recurrir a otras fuentes de dulzor. Pero recientes estudios, como por ejemplo los realizados por el doctor Barry Sears, indican que el índice glucémico del azúcar es tan elevado que puede llevar a ocasionar enfermedades en personas sanas, por lo que desaconsejan su uso.

¿Con qué podemos endulzar los alimentos? La stevia es una solución muy buena, adecuada para todo el mundo. Tiene una ventaja importantísima sobre los edulcorantes: que es absolutamente natural. Es un arbusto originario de Paraguay y Brasil. Ha sido usado desde muy antiguo, como endulzante, por los indios guaranís. Poco a poco va siendo conocida en el “primer mundo”; en Japón, por ejemplo, supone el 41% de los endulzantes consumidos. Las hojas de la planta son 30 veces más dulces que el azúcar y el extracto unas 200 veces más.

La stevia tiene 0 calorías o sea es totalmente acalórica. Su índice glucémico es bajísimo y además regula los niveles de glucosa en la sangre. En algunos países incluso se utiliza como tratamiento para mejorar la diabetes ya que parece regular los niveles de insulina.

Otra de sus virtudes es que reduce el deseo de tomar dulces, y además disminuye la ansiedad por la comida que se produce en las dietas de adelgazamiento. Para conseguir este efecto, tomar de 10 a 15 gotitas 20 minutos antes de las comidas. Además, como la stevia regula la insulina, el cuerpo almacena menos grasas.
Algunos informes médicos indican que la stevia puede ayudar en la desintoxicación del tabaco y del alcohol, ya que el té de stevia reduce el deseo hacia estos dos tóxicos. La única precaución que hay que tomar con la stevia se dará en el caso de que tengamos la presión baja, pues tiene un ligero efecto hipotensor.

Podemos encontrar la stevia en dietéticas y herbolarios bajo dos presentaciones: En hojas, usándolas como té, y en solución concentrada, al estilo de los edulcorantes clásicos, con la diferencia ya citada de que la stevia es natural.