Limpiar un corte hecho con papel
Aunque aparentemente son insignificantes, los cortes de papel son intensamente dolorosos y producen una fuerte irritación en la piel. Son cortes bastante desagradables que si no son tratados adecuadamente se pueden convertir en un pequeño corte que siempre está abierto y por el que podemos contraer alguna pequeña infección. Dado que los cortes con papel son inevitables y es probable que se produzcan de manera periódica durante nuestras vidas, es mejor que tomemos algunas medidas para minimizar el dolor y garantizar una rápida recuperación.

Lo primero que debes hacer es preocuparte por detener la hemorragia. Aplica presión en el corte para reducir al mínimo el flujo de sangre y mantén dicha presión sobre la herida hasta que la sangre se detenga. Una vez que la hemorragia está bajo control, enjuaga la herida con abundante agua y jabón durante al menos 30 segundos. Asegúrate de tener cuidado y de no reabrir la herida mientras la estás limpiando, ya que puedes provocar otra hemorragia.

Una vez que hayas lavado el corte lo mejor es que utilices algún producto antibacteriano para prevenir las infecciones. Puedes utilizar agua oxigenada. A continuación tapa la herida con un vendaje estéril o simplemente una tirita. Así no tendrás el riesgo de poder contraer algún tipo de germen.

No abandones la herida y haz un seguimiento de su curación. Retira el vendaje estéril por lo menos una vez al día y lava la herida con agua y jabón. Después de la limpieza comprueba si hay algún enrojecimiento o hinchazón de la piel que rodea la herida. Si esto sucede es que existe un poco de infección.