Los ciclistas y la infertilidad
Según algunos investigadores los deportistas que realizan ciclismo a un alto nivel de rendimiento pueden sufrir riesgos de infertilidad. Un equipo dirigido por Diana Vaamonde, de la Universidad de Córdoba en España, ha realizado pruebas a diferentes triatletas (corredores, nadadores y ciclistas) para estudiar las sospechas que existen desde hace tiempo sobre la infertilidad masculina.

Se analizaron 15 muestras de esperma. Según los resultados obtenidos los triatletas que pasaban más tiempo sobre la bicicleta presentaban unos espermatozoides con peor morfología y apariencia. Si bien todos tenían menos del 10% de los espermatozoides con aspecto normal, los hombres que realizaban sistemáticamente unos 300 kilómetros a la semana en su bicicleta presentaban un porcentaje mayor de anormalidades.

Por el contrario no se observaron problemas en aquellos que realizaban más natación. Las sospechas de este problema se centran en la irritación y la compresión que sufren los testículos contra la silla de la bicicleta. Además también pueden influir la ropa ajustada y el calor que se libera en la zona. La producción de esperma se ve afectada por el exceso de calor.

Gracias a este estudio pretenden desarrollar medidas de protección contra el problema de la infertilidad. Dependiendo de los mecanismos que conducen la creación de espermatozoides anormales, se podrían incluir antioxidantes y modificaciones para permitir la recuperación. Para los deportistas de élite se está planteando la probabilidad de tomar medidas preventivas realizando la congelación de su esperma por si en un futuro no muy lejano deciden ser padres.