Los efectos terapéuticos del azafrán
Según los expertos, el azafrán sobre todo fortalece el corazón y el sistema nervioso. Ayuda a la digestión y puede ayudar a aliviar hemorragias nasales, la fatiga y el agotamiento. El azafrán se caracteriza por su color rojizo-anaranjado. Su origen parece ser que es de Arabia y fue traído a España en el siglo VIII. En la actualidad, España es el principal exportador de azafrán. Su precio es bastante elevado ya que es una especia bastante especial.

El azafrán se compra principalmente para ser utilizado con fines culinarios, pero poco a poco la gente ha decidido ir utilizándolo con fines medicinales. La leche de azafrán se está convirtiendo en un producto bastante popular. Esta, es una sabrosa bebida que es muy relajante, por lo que es bastante recomendable para aliviar problemas cardiacos. Si quieres hacerla tú mismo, sólo tendrás que poner un cazo de leche a hervir y posteriormente añadir una pizca de azafrán. Reduce el calor y cocina la leche a fuego lento durante 10 minutos. Retírala del fuego y endúlzala con un poco de miel.

Frotar las encías con azafrán puede reducir el dolor y la inflamación de las mismas. El proceso es fácil: machaca unas cuantas hebras de azafrán hasta que consigas casi dejarlas en polvo. Con el dedo índice coge ese polvo y masajea suavemente tus encías.

Ten cuidado a la hora de comprar el azafrán. A veces está “adulterado” con otras especias. Fíjate bien en su color, ya que cuanto más rojizo sea, mayor calidad tendrá. Cuando vayas a guardar el azafrán, almacénalo en un recipiente hermético en un lugar oscuro y fresco. No dejes que se humedezca o se estropeará rápidamente.