Los genes y el sobrepeso
Seguro que muchas veces te has preguntado porque hay gente que come tanto y engorda tan poco y gente que no come demasiado y engorda mucho. Una dieta deficiente y la falta de ejercicio son las principales causas del aumento de las tasas de obesidad. Sin embargo, algunas personas tienen sobrepeso por componentes genéticos. Dos personas del mismo peso, altura y patrones de ejercicios similares pueden seguir el mismo plan de comidas, pero obtener resultados completamente diferentes. Los expertos ofrecen varias explicaciones para el efecto de los genes en el peso:

• La “teoría del gen ahorrativo” se basa en el hecho de que nuestros antepasados tenían una tendencia genética a almacenar grasa de manera eficaz cuando la comida era abundante.

• Los genes específicos, tales como la “masa grasa y la obesidad de genes”, pueden estar vinculados a la obesidad. Estos genes están relacionados con la forma en que el cerebro y el sistema nervioso controlan la alimentación y el metabolismo. Algunos están estrechamente vinculados con el índice de masa corporal.

A pesar de que existe un componente genético en la obesidad de algunas personas, la dieta y el ejercicio siguen siendo factores importantes. Afortunadamente, no es necesario cazar ni recolectar alimentos para complacer a los genes. Pero cuanto más fácil se tiene la comida, más difícil es evitar el aumento de peso. Con esto en mente, busca la dieta que mejor te convenga. Lo mejor es que acudas a tu médico para que este te pueda aconsejar.