Los marcadores tumorales
Se denominan marcadores tumorales a aquellas sustancias que pueden detectarse en la sangre, la orina u otros tejidos del organismo y cuya presencia en una concentración mayor de un determinado nivel puede indicar la existencia de cáncer. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que un aumento de los marcadores tumorales no sólo puede deberse a la presencia de un tumor, sino que puede haber otros procesos en el organismo que también los modifiquen.

Por ello, la presencia de estos marcadores no sirve para hacer un diagnóstico, pero sí para hacer un estudio más en profundidad al paciente de cara a determinar la causa de este aumento en dichos marcadores.

También se utilizan para verificar la evolución de un tumor que ha sido detectado con anterioridad, bien por otros medios diagnósticos o tras estudiar la presencia de dichos marcadores.

La mayoría de los marcadores tumorales están formados por proteínas. Algunos sólo se encuentran en un tipo de cáncer, mientras que otros pueden encontrarse en muchos tipos de tumores.
Para determinar la existencia de un marcador tumoral en el laboratorio se combina la sangre o la orina del paciente con anticuerpos sintéticos que reaccionan con la proteína del marcador tumoral.

Como hemos dicho, no siempre la presencia de marcadores tumorales al realizar un análisis de sangre u orina indica la presencia de un cáncer, porque los marcadores tumorales pueden ser emitidos por células no cancerosas.

También puede darse el caso de que aunque el paciente sufra un cáncer, los marcadores tumorales no aparezcan alterados, lo que ocurre sobre todo en los primeros estadios de la enfermedad.

La mayor falibilidad de los marcadores tumorales se da cuando se utilizan para verificar si un tratamiento ha sido eficaz a la hora de tratar un cáncer. Si el nivel del marcador disminuye, significa que el cáncer está reaccionando bien a dicho tratamiento.