Los objetivos de desarrollo de las Naciones Unidas
Los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM) de las Naciones Unidas son ocho objetivos que los 191 Estados Miembros de las Naciones Unidas acordaron tratar de alcanzar para 2015. Estos objetivos se establecieron en septiembre del año 2000, en un documento conocido como la “Declaración del Milenio de las Naciones Unidas” en el que los dirigentes mundiales se comprometen (que no obligan) a luchar contra la pobreza, el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, la degradación del medio ambiente y la discriminación contra la mujer.

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio son:

1.erradicar la pobreza extrema y el hambre;
2.lograr la enseñanza primaria universal;
3.promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer;
4.reducir la mortalidad infantil;
5.mejorar la salud materna;
6.combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades;
7.garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y
8.fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Tres de esos ocho objetivos se engloban en el ámbito de la salud y son:
— Reducir la mortalidad infantil, que se debe en un 90% a estas enfermedades: paludismo, SIDA, diarreas, trastornos neonatales, sarampión y neumonía. Las medidas a tomar se centran en la vacunación y la alimentación.
— Mejorar la salud materna, reduciendo la mortalidad de las madres en un 75% mediante una mayor atención médica durante el embarazo, parto y postparto.
— Combatir el VIH/SIDA mediante la implantación de programas de prevención y de concienciación, atención médica especializada, ampliación de diagnósticos y dispensación de antirretrovirales. Por lo que respecta al paludismo, se pretende que se generalice el uso de mosquiteras tratadas con insecticidas de larga duración, así como la fumigación de interiores; también se hace hincapié en el rápido acceso a medicamentos antipalúdicos.
— Proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles: éste es un punto integrante del objetivo número 8.