Los refrescos y el benceno
La gente siempre recuerda que se debe abstener más del consumo de bebidas gaseosas y refrescos, por que contienen mucha azúcar y pueden causar caries. Pero hay un detalle que muchos no recuerdan o que simplemente no saben: estas bebidas contienen benceno. El benceno es un subproducto, donde suele haber presencia de contaminantes químicos concentrados. La presencia de benceno en los refrescos fue confirmada por un equipo de médicos en un centro de investigación de Australia.

Un portavoz de la FSANZ (Australia New Zealand Food Standards Authority) confirmó la presencia de benceno y procedió a esbozar y disipar los temores sobre la salud de las personas y los resultados médicos obtenidos. De acuerdo con FSANZ, el benceno se forma cuando el ácido ascórbico en la bebida reacciona con los aditivos alimentarios utilizados para la soda. Sin embargo, el benceno resultante es muy bajo y aparece en cantidades insignificantes. La agencia también eliminó el riesgo de problemas de intoxicación y de salud que podrían ser causados por la presencia de benceno.

FSANZ afirmó que una persona tendría que consumir más de 20 litros de refresco para que pudiera resultar contaminado. Pero también hizo hincapié en que el benceno, en cualquier forma, no es nada saludable en los alimentos y bebidas. La agencia también aseguró que están trabajando con los fabricantes de refrescos para reducir al máximo la cantidad de benceno.

Kathy Hughes, especialista en tóxicos, expresó su decepción por la respuesta de la FSANZ. Según ella, no importa si la concentración de benceno es insignificante o no, el hecho de que esté ahí y pueda ser detectado debe alertar a los profesionales médicos. También es imprescindible que el consumo de refrescos en los que se encuentra el benceno sea detenido o se limite a los adultos ya que el benceno puede impedir el crecimiento de las facultades mentales y físicas de los niños.