Los riesgos de andar con chanclas
Esta semana leíamos en Elmundo.es que llevar chanclas puede llevar riesgos. “¡Qué exagerados!” pensaréis, y yo también lo pensé, pero en realidad tienen mucha razón en lo que dicen. Las chancletas (o flip- flops en inglés), esas zapatillas de plástico que se sujetan al pie por una tira entre el dedo gordo y el siguiente pueden ser peligrosas: pueden provocar caídas, cortes o problemas de circulación.

Hay que reconocer que las chanclas son ideales para llevar el pie fresquito y que han traspasado la frontera de la arena de la playa para llevarse también en la ciudad (incluso para salir). A esta tendencia han contribuido las “celebrities” que se ponen las chanclas cuando empieza el verano y no se las quitan hasta que toca la época de lucir botines. Según la Ascociación Americana de Podología Médica, al no llevar el pie bien sujeto, las chanclas dificultan el equilibrio y aumentan el riesgo de caídas. Además, son contraindicadas para caminar, lo mejor es llevar el tobillo bien sujeto. Así que ya lo sabes, ni se te ocurra hacer el Camino de Santiago en chanclas.

Según otro estudio de la Universidad de Auburn, recogido también en el artículo de El Mundo, la gente que lleva chanclas da pasos más cortos, fuerza más el tobillo al andar y sufre más dolores en las extremidades inferiores que quienes usan un zapato más armado que se adapta mejor al pie. Igualmente se pueden sufrir lesiones entre los dedos, en la zona que sujeta la tira. Si piensas en estas recomendaciones, te darás cuenta de que es verdad y que cuando andas mucho con chanclas la piel del pie también sufre, ¿o no has tenido acaso los talones completamente llenos de durezas? Al llevar el pie al aire está expuesto a todas las agresiones externas y la mezcla de sudor y plástico es fatal. Sabemos que es difícil resistirse a llevar chanclas porque son cómodas y frescas. Sigue usándolas pero no para trayectos largos y cuando llegues a casa pon a remojo los pies en agua caliente y luego date crema hidratante. Te sentirás relajado y tendrás la piel como la de un bebé.