Los ritmos circadianos y el jet lag
La gente suele irse de vacaciones con la esperanza de poder descansar todo lo que necesita después de una época laboral sin parar. El problema es que mucha de esta gente termina teniendo la sensación de estar más cansado cuando vuelve de sus vacaciones. El desfase horario, las unidades de longitud y un ambiente desconocido pueden interferir en el sueño. Sin embargo con un poco de planificación, hay formas de combatir el insomnio de las vacaciones.

Una de las causa principales de este desfase es el conocido como “jet lag” cuando se viaja a otros lugares del mundo con horarios diferentes. Este problema es causado por el reloj biológico del cuerpo. Tu reloj funciona con ciclos de 24 horas en las que se incluyen subidas y bajadas de la temperatura corporal y los niveles hormonales. Este ritmo circadiano está influenciado por la exposición a la luz solar. Afecta al tiempo de dormir y al de despertarse. Los ritmos circadianos se van ajustando lentamente cuando se viaja a zonas con un nuevo horario.

Es por eso que tu cuerpo puede estar diciéndote que debes dormir cuando en realidad son las tres de la tarde. Este problema puede llegar a mantenerte despierto durante toda la noche. Trata de minimizar los efectos del jet lag con estas estrategias:

– Elije los vuelos que llegan tarde
– Si tienes que dormir durante el día, échate la siesta pero intenta que no dure más de dos horas.
– Evita el alcohol o la cafeína cuatro horas antes de acostarte. Estos son estimulantes que pueden afectar aún más el sueño.
– Al llegar, evitar las comidas pesadas.
– Usa tapones para los oídos y tápate los ojos cuando duermas.
– Sal al sol para ayudar a restablece los ritmos circadianos.