Los signos que delatan a la menopausia
La menopausia es el momento en que las mujeres dejan de tener el período y, de este modo, no pueden tener hijos. Al envejecer, disminuye la capacidad de los ovarios para fabricar estrógeno y progesterona. La edad media de la última regla es alrededor de los 50 años, pero puede ocurrir en cualquier momento entre los 41 y los 59 años. No obstante, la menopausia es un proceso gradual que toma varios años y no termina hasta que desaparece la menstruación durante un periodo de seis a doce meses. En este tiempo hay que seguir usando métodos anticonceptivos si no se desea un embarazo.

Uno de los primeros signos de la menopausia es el cambio del ciclo menstrual, ya que pueden saltarse períodos o presentarse con mayor frecuencia. El flujo, además, puede ser más ligero de lo habitual. Uno de los síntomas más comunes de la menopausia son los sofocos, que conllevan calor, enrojecimiento e incluso dolor de estómago. Además, la vagina y la vulva adelgazan y pierden su capacidad de producir la misma cantidad de lubricación en la fase de excitación sexual, pudiendo provocar dolores durante el coito.

Los problemas del tracto urinario también aumentan y las infecciones de vejiga pueden ser más frecuentes durante la menopausia, provocando sensación de ardor al orinar y mayor frecuencia de las visitas al baño. Otras consecuencias físicas de la menopausia son el dolor de cabeza, los sudores nocturnos, la dificultad para dormir y el cansancio. Además, muchas mujeres experimentan síntomas emocionales al adentrarse en este momento. Éstos pueden ser tristeza y ansiedad y pueden llegar a ser muy severos. Para calmar la huella que deja la menopausia existen medicamentos como la crema de estrógeno, los antidepresivos y todo tipo de productos a base de soja y suplementos herbales.