Mala circulación
Cada uno de los miles de millones de células que componen el cuerpo humano, son alimentadas y sostenidas por la circulación sanguínea. Nuestro sistema circulatorio se encarga del suministro de oxígeno, nutrientes, y elimina los productos de desecho como por ejemplo el dióxido de carbono creado a través de la respiración de cada célula en el cuerpo. Cuando este sistema de circulación de la sangre no funciona bien, pueden sufrirse muchos problemas.

La mala circulación puede ser una lenta asesina y por lo tanto, es absolutamente necesario que se tomen medidas para curar este problema. La mala circulación en las manos y en los pies suele ser un problema generalizado entre las personas mayores. Muchas personas ignoran los síntomas de la mala circulación hasta que el problema se convierte en algo grave. Te recomendamos que consultes con tu médico habitual si tienes alguno de los siguientes síntomas:

- Frialdad
Si la frialdad persiste en cualquier parte del cuerpo es un signo de mala circulación.

- Calambres
Los calambres en las piernas o en las manos hasta el punto de paralizar el movimiento, son otro signo de mala circulación que se debe vigilar.

- Entumecimiento
Este problema pude hacer que sientas entumecimiento o debilidad en cualquier parte del cuerpo de forma persistente. El entumecimiento se puede producir cuando se está de pie o sentado durante demasiado tiempo.

- Llagas
Si te salen constantemente llagas en las manos y en los pies que tarden demasiado tiempo en curar, acude al médico y coméntaselo.

- Pérdida de cabello
Una mala circulación sanguínea puede causar una escasez de minerales y nutrientes corporales que pueden producir la pérdida de pelo y la descamación o agrietamiento de las uñas.