Masaje nórdico para la piel
Si te quieres dar un capricho, hazte un buen masaje nórdico. Perfecto para limpiar tu piel en profundidad, puedes hacerlo en seco y con un cepillo antes de darte una ducha. Es ideal para renovar y nutrir tus poros, así como para activar la circulación de la sangre. Te recomendamos que lo combines con los beneficios de la aromaterapia.

Masaje nórdico para la piel
Moja las cerdas de tu cepillo con unas gotas de aceite esencial de geranio u otro que te guste.

Masaje nórdico para la piel
Siéntate cómodamente en un lugar del baño y empieza a cepillar tus pies con movimientos circulares, desde la parte inferior hacia las piernas, subiendo poco a poco. No fricciones si tienes heridas o inflamación.

Masaje nórdico para la piel
Cuando llegues a la zona de los muslos, caderas, glúteos y abdomen, intensifica el cepillado para reducir la posible acumulación adiposidad o celulitis.

Masaje nórdico para la piel
Sigue con el cepillado por los brazos, el torso y la espalda, no lo pases por los senos ya que son mucho más sensibles. Puede que notes un enrojecimiento momentáneo de la piel, no te preocupes, significa que la sangre fluye por la piel tonificándola.

Masaje nórdico para la piel
Cuando termines el cepillado, prepárate un baño de inmersión con agua bien caliente, para generar vapor e intensificar así el efecto del masaje y del aroma. Para finalizar el baño de vapor, abre el grifo de agua fría para conseguir mantener tibiar la temperatura. Tómate diez minutos para relajarte, no pensar en nada y disfrutar de un baño de inmersión reconfortante.