¿Medicamentos por Internet? ¡No, gracias!
Internet se ha alojado en nuestras vidas de manera casi total y hay pocas cosas que no se puedan conseguir mediante la Red: entradas para conciertos, viajes, juegos… y también medicamentos. Con el auge de Internet, cientos de farmacias y parafarmacias, muchas veces falsas, se han lanzado a la campaña de la venta de medicamentos. Dos de los medicamentos más demandados son, por un lado, la Viagra o productos para la disyunción eréctil, y por otro medicamentos de fertilidad. Es bastante común que mujeres que han utilizado estos medicamentos para quedarse embarazadas y aún conservan parte del tratamiento los vendan por Internet. Sin embargo, como puedes suponer, ésta no es una práctica segura y distintas asociaciones de consumidores advierten de los riesgos que puede conllevar. En primer lugar, lo más seguro es que un tratamiento que le ha ido bien a una mujer no tiene que irle bien a otra y en segundo lugar puede derivar en efectos secundarios no previstos. Sea cual sea el medicamento que necesites, es mejor que te lo recete un médico y debes tomarlo con supervisión de un especialista.

Pero comprar medicamentos por Internet no es sólo peligroso, sino que también es ilegal. Según la legislación vigente en España, no está permitido adquirir medicamentos que no hayan sido adquiridos en una farmacia bajo el control de un farmacéutico. En Internet es posible conseguir medicamentos no permitidos, o medicamentos caros a un precio más económico, pero no es la mejor idea. Se puede tratar de un producto falso y las consecuencias pueden ser peores que el remedio. La OCU denuncia lo fácil que resulta conseguir estos medicamentos por la Red ya que para adquirirlos sólo es necesario un nombre, un correo electrónico y una tarjeta bancaria. Desde la asociación de consumidores consideran que debería haber más control en este sentido y apelan sobre todo a la responsabilidad del comprador. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo dice claramente:” la venta incontrolada de medicamentos a través de Internet es un peligro para la salud pública y un riesgo real para los pacientes”. Ya lo sabes, haz un uso racional de lo medicamentos y no acudas a Internet para comprarlos.