Menopausia precoz
María Sanchez, una joven de 38 años, no puede con su alma. Siente sofocos constantes, su corazón se acelera, le cuesta dormir, tiene dolores de cabeza y su menstruación se ha vuelto irregular y más corta. Preocupada por lo que le ocurría, fue a su médico pensando que tenía depresión pero salió con un diagnóstico muy diferente, menopausia precoz. María sufre una menopausia prematura cuando aún no ha cumplido los 40 años de edad, las menstruaciones le están a punto de desaparecer, la función ovárica está decayendo y ya no podrá quedarse embarazada.

Algunas mujeres piensan que padecen problemas de menopausia muy jóvenes pero en general lo que tienen es insuficiencia ovárica prematura, que no es lo mismo. Los síntomas son similares pero los óvulos no funcionan regularmente. La menopausia precoz es la causa de grandes problemas a la mujer porque prácticamente todas las funciones del cuerpo femenino se quedan paralizadas, el cuerpo ya no genera hormonas. La falta de estrógenos puede provocar taquicardia, insomnio, malestar y cuadros depresivos en cualquier mujer.

Los síntomas físicos y emocionales de una menopausia precoz suelen durar unos cinco años, el periodo que necesita el cuerpo de transición entre la vida reproductiva y no reproductiva. La disminución de estrógenos en los ovarios hace que sea imposible mantener una cantidad de funciones que son propias de la mujer, entre ellas la regla. A parte de que no ovulará y no podrá tener hijos, su vida continua igual, su salud seguirá siendo la misma.

La causas de la menopausia precoz puede tener vínculos hereditarios porque suele ser bastante más frecuente en mujeres hijas de madres que han padecido una menopausia prematura. La esterilización por el ligamento de trompas también puede ocasionar una menopausia precoz. El tratamiento debe ser inmediato con fármacos para recibir compensar la falta repentina de hormonas. También se recomienda tomar calcio para disminuir problemas como fracturas debido a osteoporosis.