Mitos de los anticonceptivos
La educación sexual es algo que se fomenta cada vez más desde los primeros años de la adolescencia pero que, lamentablemente, no ha tenido una tradición demasiado honda en nuestro país en las últimas décadas.

Probablemente sea este el motivo por el que muchos hombres y mujeres llevamos una vida sexual influenciada por las falsas creencias generadas por el ‘boca a boca’ acerca de algunos temas fundamentales como los anticonceptivos.

Estos son algunos de los mitos más populares acerca de los anticonceptivos:

- El primero y más importante de desmentir: por supuesto que es posible quedarse embarazada en una primera relación sexual. De hecho, existen exactamente las mismas posibilidades que durante el resto de tu vida fértil.

Mitos de los anticonceptivos
- No te dejes engañar, porque el virus del VIH o sida no es capaz de atravesar los preservativos a no ser que estos estén rotos. De hecho, se dice que es el método anticonceptivo más eficaz para evitar su transmisión.

- La marcha atrás o ‘coitus interruptus’, el método Ogino o el Billings no son seguros, pues a pesar de no existir eyaculación directa el líquido preseminal puede contener espermatozoides capaces de fecundar. Además, siempre se corre el riesgo de no controlar el momento exacto.

Mitos de los anticonceptivos
- La píldora no solamente no aumenta el riesgo de cáncer sino que además puede ayudar a prevenirlo. De hecho, un estudio reciente determina que puede haber una reducción del 13% en las mujeres que la han tomado menos de 8 años.

- Las píldoras de hoy en día no tienen los mismos efectos secundarios que años atrás, por lo que debes olvidarte de mitos como los que aseguran que engordan, por ejemplo.

- Los descansos en la ingesta de anticonceptivos orales son innecesarios puesto que los nuevos métodos poseen dosis de hormonas bajas que no se acumulan en el organismo y no reducen la fertilidad de la mujer.