No pasar de la pre-diabetes a la diabetes tipo 2
La diabetes tipo 2 es una enfermedad peligrosa. Puede producir enfermedades cardíacas y renales, ceguera y muchos otros problemas de salud. Hasta que se encuentre una cura, las personas con esta enfermedad tienen que ver lo que comen, medir su azúcar en sangre y tomar medicación cada día. Cincuenta y siete millones de personas en los EE.UU. tienen pre-diabetes, y muchas más están en peligro de poder sufrirla.

La pre-diabetes se produce cuando los niveles de glucosa en sangre son superiores a lo normal, pero no lo suficientemente altos como para estar en el rango diabético. Sin embargo, las personas con pre-diabetes ya tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y otras complicaciones. Tienes riesgo de pasar de pre-diabetes a diabetes tipo 2 si:

– Tienes sobrepeso
– Tienes un historial familiar de diabetes
– Si tienes más de 45 años
– Has tenido diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo)
– Tienes la presión arterial alta o colesterol

Recuerda que pequeños cambios, producen grandes beneficios. La pre-diabetes y por lo tanto la diabetes tipo 2 a menudo se pueden prevenir. Diferentes investigaciones han demostrado que la reducción de tu peso corporal entre un 5-10% puede reducir tu riesgo a la mitad. La pérdida de peso también puede retrasar la aparición de la diabetes.

La clave para detener la diabetes tipo 2 es alcanzar un peso saludable. Y el truco de la pérdida de peso a largo plazo es una dieta saludable y ejercicio regular. Siempre debes consultar con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Pruebe estos consejos para empezar con ejercicios fáciles:

– Realiza un paseo corto paseo antes de ir al trabajo, durante el descanso del almuerzo y después de la cena.
– Ponte de cuclillas, mientras te cepilla los dientes
– Haz abdominales o flexiones en las pausas comerciales de tus programas favoritos.
– Pasea con amigos en un parque cercano