Nutrición en la adolescencia
La adolescencia en las mujeres comienza alrededor de los 12 años, mientras que en los chicos cerca de los 14. Es una etapa en la cual se producen cambios emocionales, fisiológicos y sociológicos. Se nota especialmente porque el cuerpo se modifica, así como también la forma de pensar y del sentido de la vida. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a acompañar a tus hijos con mucha salud y una buena nutrición.

Nutrición en la adolescencia
Debido a que se gana en altura y la masa corporal aumenta, se necesitan importantes aportes de proteínas, minerales, vitaminas y energía. Recuerda que en esta etapa es muy importante el aporte de hierro (carnes) y de calcio (leche, yogur y quesos).

Nutrición en la adolescencia
Los requerimientos en cantidad y calidad no son iguales para todos, dado que éstos dependen de las diferentes realidades de los adolescentes, que van desde aquellos que realizan mucha actividad física, practican deportes regularmente y tienen competencias de gran exigencia, hasta otros que pasan muchas horas delante de la computadora, el televisor, o los juegos electrónicos. Es decir, los que mueven mucho el cuerpo deben alimentarse mucho para tener fuerzas, mientras que los jóvenes más sedentarios, todo lo que coman se les convertirán en grasa.

Nutrición en la adolescencia
Es muy importante que realicen todas las comidas, incluyendo un buen desayuno para comenzar el día con energía, que no coman en exceso ni entre horas, y que manifiesten preocupación por sostener alguna actividad física como una manera de incorporar hábitos de vida saludables. Una buena alimentación es tan importante como una práctica deportiva.

Nutrición en la adolescencia
Existen patologías alimentarias desencadenadas por una excesiva preocupación por la imagen corporal, que a menudo se encuentra distorsionada, y que persigue ideales de belleza de manera poco saludables. En estos casos, deberás realizar un seguimiento exhaustivo de la alimentación, especialmente en las chicas adolescentes, y su relación con los cambios hormonales (presencia o no de menstruación, crecimiento adecuado, aparición o no de las mamas).

Nutrición en la adolescencia
Recuerda estas buenas opciones de comidas entre horas: yogures, frutas o barras de cereales. Estos alimentos son nutritivos y compensarán las elecciones menos saludables que realizan cuando están fuera de casa.

Nutrición en la adolescencia
Proponles desayunos completos y rápidos. Pueden estar formados por un licuado de plátano con leche (u otras frutas), cereales con leche o yogur, ensalada de frutas variadas, chocolatada con sándwich de queso, entre otras posibilidades al gusto de cada uno.