Omega 3 y 6, cuida tu corazón
Las grasas, como las proteínas o los hidratos de carbono, son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Las grasas están formadas por ácidos grasos, y entre éstos se encuentran el Omega 3 y el Omega 6, que proporcionan grandes beneficios a nuestra salud:

– Nos ayudan a reducir el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión, por lo que tienen gran importancia en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares, ayudando al corazón a trabajar con mayor facilidad.
– Las neuronas, las células cerebrales, son ricas en Omega 3, por lo que su consumo es beneficioso también para nuestro rendimiento intelectual.

– El ácido Omega tres en el organismo se transforma en una sustancia denominada prostaglandina, que ayuda a regular el sistema digestivo e inmunológico.

– También tienen efectos antiinflamatorios, por lo que resultan muy beneficiosos para prevenir daños en las articulaciones.

– Ayudan a reparar el daño isquémico producido tras un ataque al corazón, ayudando a la recuperación de los tejidos, lo que hace que el pronóstico del paciente sea mejor.

– En mujeres embarazas ayudarán a la buena formación del sistema nervioso del feto.

Podemos encontrar estos ácidos grasos principalmente en los pescados, sobre todo el pescado azul, siendo la caballa el pescado que más cantidad de ellos contiene, además del salmón y el atún. También podemos encontrarlos en las pipas de girasol, en el aceite derivado de las mismas, las pipas de calabaza, en los frutos secos, principalmente en las nueces, la soja y las algas marinas.

Para consumir la cantidad necesaria de ácidos grasos para mantener nuestro cuerpo en perfecto estado es necesario consumir pescado azul al menos dos veces en semana, complementándolo con otras fuentes de omega 3 y 6.