Operaciones quirúrgicas para luchar contra la obesidad
Aunque no te hayas parado a pensarlo, lo problemas de peso han pasado a ser algo poco habitual a convertirse, casi, en una epidemia. Por si no lo sabes, la obesidad es la culpable directa de un montón de muertes anuales. Existen diferentes complicaciones relacionadas con la obesidad, además de los conocidos trastornos físicos: diabetes, accidentes cerebrovasculares, depresión, etc.

Lo curioso es que la mayoría de nosotros ya sabemos todos estos problemas pero no somos capaces de adoptar medidas hasta que no lo vemos bastante mal. Los médicos llevan años trabajando para poder ayudar a la gente con este problema a perder peso. Uno de los métodos más utilizados es el de la cirugía. Conocida médicamente como cirugía bariátrica, hay varios tipos de cirugías que han sido aprobados por la FDA para conseguir que los afectados puedan perder peso.

La más común de estas cirugías es la banda gástrica. Lo que se hace con esta operación es reducir el tamaño del estómago uniendo una parte del estómago y el duodeno con un dispositivo médico. Al reducir el tamaño del estómago, la ingesta de alimentos se reduce de forma automática y el “comedor” se siente lleno mucho antes de lo que anteriormente lo estaba. Otra de las cirugías más populares es la conocida como bypass gástrico. El proceso implica dividir el estómago en dos bolsas.

Existen varios tipos de bypass gástrico, por lo que los médicos utilizaran la que encuentren más adecuada para el paciente. Este tipo de operaciones, han sido aprobadas por la FDA, lo que significa que son razonablemente seguras. Sin embargo, debes examinar cuidadosamente todos los detalles antes de someterte a una operación de este tipo.