Pautas del entrenamiento cardiovascular
Cuando decidimos comenzar a realizar algún tipo de entrenamiento aeróbico como correr en la cinta, practicar spinning, el remo u otro tipo de actividad parecida, debemos tener en cuenta que no podemos lanzarnos a ella sin más, sino que deberemos prestar atención a algunos puntos de modo que la práctica de dicho deporte sea saludable para nosotros:

– En primer lugar, deberemos conocer cuáles son nuestras pulsaciones máximas, lo que nos permitirá identificar cómo mejorar. Es un dato necesario, ya que durante el ejercicio nuestra frecuencia cardiaca máxima debe variar entre el 55% y el 85%. Si bajamos de 55, el entrenamiento no será efectivo, pero al principio no debemos superar la barrera del 85% a no ser que estemos en condiciones físicas, ya que de lo contrario podemos obligar a nuestro corazón a realizar un sobreesfuerzo.

– Debes entrenar, como mínimo, treinta minutos para que el entrenamiento surta efecto. Si no aguantas, puedes dividirlo en dos sesiones de quince minutos. SI puedes, llega hasta los sesenta minutos, que será la duración óptima. Como mínimo debes entrenar tres días a la semana para que tu rendimiento no disminuya.

– Aumenta progresivamente la duración, la frecuencia y la intensidad del ejercicio o de lo contrario someterás a tu cuerpo a una sobrecarga muy elevada. Debes estar atento a las señales que te envíe y disminuir la intensidad cuando notes que es demasiado elevada para tu nivel de entrenamiento. Lo mejor es alternar sesiones más duras con otras más suaves para que el cuerpo no se agote al principio de la sesión.

– Puedes combinar estos ejercicios cardiovasculares con rutinas con pesas u otro tipo de ejercicios parecidos, de forma que tu entrenamiento sea completo y todo tu organismo esté entrenado al mismo nivel.