Pies planos
Los pies planos son una condición en la cual el arco o el empeine del pie colapsan y quedan en contacto con el suelo. En algunos individuos, este arco nunca se desarrolla mientras están desarrollándose. Esta condición es muy común. En los lactantes y niños pequeños, el arco no está desarrollado y los pies planos son muy normales. El arco se desarrolla durante la infancia. Cuando los pies planos persisten, la mayoría se consideran variaciones de la normalidad.

La mayoría de los pies son flexibles y el arco aparece cuando la persona se para y apoya todo el peso sobre los daos de los pies. Inflexibles, rígidos, o pies planos dolorosos pueden estar asociados con otras afecciones y requieren una especial atención. Los dolorosos en los niños, pueden ser causados por una afección llamada coalición tarsiana. En este problema, dos o más de los huesos del pie se fusionan, limitando el movimiento y a menudo produciendo los pies planos.

Si los pies planos son “normales”, no suelen causar dolor ni ningún otro tipo de problema. Recuerda que muchas veces, este problema está asociado con la pronación, en la que los huesos del tobillo se inclinan hacia adentro. Revisa el calzado de los niños para que no les facilite este problema. El dolor de pies, dolor en el tobillo, o el dolor de la pierna (especialmente en niños) puede ser el resultado de los pies planos y deben ser evaluados por un médico. Los adultos pueden desarrollar este problema cuando llegan a los 60 – 70 años de edad. Los síntomas más claros de los pies planos son:

– Ausencia del arco del pie al pararse
– Dolor de pies
– El talón se inclina lejos de la línea media del cuerpo más de lo habitual