Plantillas para los pies
¿Te has planteado alguna vez si necesitas plantillas en los pies? Lo cierto es que esta parte del cuerpo suele estar mucho más descuidada de lo que debería, a pesar de estar expuesta a un montón de molestias, como el cansancio, dolores o la aparición de durezas.

En este sentido, las plantillas pueden ayudarte, no solo a prevenir trastornos o molestias de la planta del pie, sino a tratar problemas podológicos severos. ¿Lo sabías? En este caso se trataría de las plantillas terapéuticas, que sirven para corregir problemas como el pie plano, pie cavo o la fascitis plantar.

En realidad, la mayoría del calzado incluye plantillas del primer caso, es decir, las que sirven para aportar mayor comodidad a nuestros pies. Éstas pueden ser extraíbles o no, y las más cómodas son las anatómicas, que se adaptan a la forma del pie. Sin embargo, para el calzado deportivo lo mejor son las que ayudan a amortiguar los impactos o golpes.

Plantillas para los pies
Además, para los niños también son aconsejables para mejorar la higiene del pie y prevenir las bacterias y hongos. En cambio, las personas mayores necesitan que las plantillas suplementen sus amortiguadores para reducir la presión de la planta del pie al apoyarlo. Por otro lado, también están las que están pensadas para las mujeres, concretamente para el uso de tacones. Éstas se colocan en la zona del talón y hasta medio pie o debajo de los dedos. En este caso, se trata de prevenir dolencias del pie como las talalgias o las metatarsalgias.

También existen las plantillas intermedias, a las que se recurre cuando el calzado no las lleva o al notar molestias leves en los pies. En el caso de que estas molestias persistan, es imprescindible acudir a un especialista, ya que es posible que sean necesarias plantillas terapéuticas.